El mercado

En este punto se espera que describamos cuanta gente tiene potencialmente ese problema que queremos resolver (tamaño de mercado), si está creciendo (tendencia de mercado) y cómo es el cliente (perfil del cliente).

El mercado

Aunque es sin duda importante dar una idea de la potencialidad y volumen del proyecto, no debemos caer en la obsesión, sobre todo en mercados difícilmente cuantificables (por ejemplo ¿qué tamaño tiene el mercado de mujeres adictas al sushi que viven en poblaciones rurales?)

No solo debes delimitar su rango de edad o su sexo, si no que debes sentir qué es lo que pasa por la cabeza de tu público. Tienes que definir lo más exactamente posible tanto el problema que vas a solucionar, como los intereses de tu público objetivo.

Si no sabes cuál es tu público objetivo o qué problemas necesita solucionar tu negocio estará mal planteado.

Parece sencillo, pero no lo es.

La mayoría de nosotros definimos un público objetivo que es demasiado amplio, con lo que luego es muy complicado desarrollar una propuesta de valor válida.

En esta fase no es el  momento de hacer una frase, ni de acortar, sino de definir los atributos y características de las personas a las que vas a solucionar un problema. Y lo mejor es ponerle cara.

Me explico. Imagina que eres orientador profesional y te diriges a desempleados. Actualmente en España tendrías 6 millones de clientes potenciales, pero estoy seguro que no a todos les puedes hacer la misma propuesta. Así que imagina tu cliente ideal.

Por ejemplo, joven universitario, de entre 25 y 35 años, con buenos conocimientos de informática a nivel usuario, manejo de las redes sociales, soltero… ¿Te lo imaginas? Pues a eso me refiero.

Tamaño del mercado

El tamaño del mercado importa porque la mayoría de los inversionistas quieren saber que tienes un gran negocio. Más grande es generalmente mejor. Hay dos maneras de pensar en el tamaño del mercado: de arriba hacia abajo, lo que significa que alguien más reportó estos datos de mercado, como una consultora de mercado. O de abajo hacia arriba. Este es el que yo prefiero. Un número de usuarios, un tamaño de la transacción, y la frecuencia.

Tamaño del mercado

Otra forma de hacerlo es si hay que mirar el valor de una industria en una capacidad offline y compararlo con su actual online. Así, por ejemplo, $ 100.000.000 de transacciones se llevan a cabo offline, pero sólo $ 1.000.000 se lleva a cabo online – pero está creciendo al 300% cada año. Esto demostraría tanto el tamaño como una brecha en el mercado.

Definiendo tu mercado

El público objetivo, también conocido como target, es aquel segmento del mercado al que se encuentra dirigido un producto o un servicio. La mayoría de las veces a ese público se lo define por edad, género, es decir, masculino o femenino, geografía, y también a partir de diversas variables socioeconómicas.

Definiendo tu mercado

¿Tu producto/servicio será utilizado por hombres, mujeres o ambos?

¿En qué rangos de edad será consumido tu producto/servicio?

¿En qué zonas/países será consumido tu producto/servicio?

También se puede tomar en cuenta variables como: Tamaño de familia, Ciclo de vida familiar, Ingresos, Ocupación, Educación, Religión, Raza, Generación, Nacionalidad.

También existe la segmentación de mercado según la clase social, el estilo de vida y la personalidad de sus componentes.

Por ejemplo: BUSCOTUCASA.COM quiere ofrecer servicios de búsqueda de casas y está definiendo un público objetivo.

Segmentación de mercado:

  • Edad: entre 20 y 40 años
  • Sexo: ambos
  • Tamaño de familia: pequeña
  • Ciclo de vida familiar: recién casados
  • Ingresos: Medios
  • Nacionalidad: Nuestro país

Público objetivo: Parejas jóvenes que están por tener su primer hijo sin casa propia.

Público objetivo