Historia del Feng Shui

Feng Shui origenes

El Feng Shui es un sistema chino milenario que estudia la relación entre los seres humanos y el ambiente que los rodea; es una filosofía y un arte que nos ayuda a través de sus reglas y principios a estudiar e interpretar los flujos de energía del Universo y cómo nos afectan en nuestra vida, a crear ambientes sanos y en armonía con el mundo.

Feng Shui significa literalmente “Viento y Agua”, elementos fundamentales en la energía vital, y como lo veremos más adelante, importantes en el equilibrio de nuestro hogar.

En sus orígenes el Feng Shui era una práctica solamente conocida y practicada por los miembros de la clase imperial china, y sólo en el siglo IX d.C. este arte se dio a conocer de forma abierta.   El arte se difundió a occidente desde Hong Kong y Taiwán, ciudades conocidas como las capitales mundiales del Feng Shui, y en donde más tarde el Feng Shui se radicaría.

El Viento y el Agua son dos de las formas esenciales de la energía y para los chinos tenían gran importancia: con los vientos suaves recogían buenas cosechas y los vientos fuertes las destruían, los ríos les proporcionaban alimentos.  Para ellos el Agua y el Viento eran la energía del cielo y la tierra, la energía que se mueve es favorable y la estancada es negativa.   Con el tiempo el arte de la contemplación del Universo fue evolucionando, identificándose el comportamiento de las energías y cómo éstas influían en el hombre, determinando cuales eran las ubicaciones más favorables para construir los asentamientos y las casas.