La era de la especialización

especializacion

Los cambios sociales y la adopción de nuevos estilos de vida mezclados con las tradiciones más arraigadas de las personas están impulsando de diferentes formas el desarrollo de las empresas de eventos.

Entre esos cambios, la creciente incorporación de la mujer en el mundo del trabajo hace necesaria la participación de especialistas en muchas de las tareas que antiguamente ella asumía como propias en el seno familiar. Es así como cada año crece la demanda de servicios de profesionales para la realización de eventos familiares o sociales. Para constatar aquello, basta ver la cantidad de cumple años infantiles que se realizan fuera del hogar, en espacios especialmente habilitados por restaurantes, hoteles o parques de entretención.

Otra de las tendencias que está impactando positivamente a la industria de los eventos es el refortalecimiento de la clase media, la cual demanda productos y servicios que hasta hace unas décadas estaban restringidos a los segmentos de más altos ingresos.

Por esta misma razón, ha ido aumentando el número de acontecimientos por los cuales realiza un evento familiar o social. Graduaciones de hijos, adquisición de una nueva vivienda, son motivaciones que se suman a las ya tradicionales celebraciones de bodas, aniversarios, bautizos o cumple años. Es en estos aspectos en que los empresarios de eventos realmente creativos y dinámicos encontrarán oportunidades, inventando formas para contactar a sus potenciales clientes y ofreciendo servicios novedosos y de calidad.

Claves de este segmento de clientes

El productor debe conocer al segmento de los “particulares”, pues ellos son considerados clientes en dos frentes:

  • Como demandantes o compradores de eventos
  • Como participantes o asistentes de un evento

¿Qué buscan las personas en un evento?

Emociones, salir de lo cotidiano, realzar sus vidas.

Para atraer a esas personas, el productor debe: crear eventos en concordancia con esas necesidades