Los tipos de público en los eventos corporativos

 

El productor debe tener claro que los objetivos de los eventos y los conceptos creativos que deriven de ellos dependen del tipo de público al cual se necesite impactar.

Cada tipo de público tiene un perfil y un conjunto de necesidades muy distinto uno de otro. Así también, la empresa, requerirá comunicar o influir por razones diversas a estos grupos.

Dentro de los tipos de público, podemos destacar básicamente tres:

1. Consumidores finales

Este grupo está compuesto por todas aquellas personas o empresas a las cuales van dirigidos los productos y servicios.

Pueden estar divididos en varios subgrupos o segmentos de clientes. Por ejemplo, para una compañía que produce y vende vinos, el consumidor final está representado por aquellas personas que finalmente compran y beben sus vinos. Puede que dentro de ese grupo existan sea posible diferenciar grupos más pequeños con características claras (edad, sexo, nivel socioeconómico, etc.) Lo importante aquí es que todos ellos tienen en común ser consumidores de nuestros productos.

2. Canales de distribución

Los canales de distribución son otro tipo importantísimo de clientes para la empresa. Son en definitiva quienes hacen posible que el producto o servicio llegue al consumidor final. Sin este eslabón sería imposible que la empresa pudiera subsistir.

Los canales pueden estar compuestos por cadenas de comercio al por menor de cualquier tipo (supermercados, almacenes, quioscos, restaurantes, hoteles, sistemas de venta directa, etc.) Cabe destacar que en este tipo de público podemos reconocer a dos subgrupos muy claros y con fuertes diferencias entre ellos, pero ambos de vital importancia para los objetivos de la empresa

2a. Directivos del canal: Compuesto por los dueños y ejecutivos.

2b. Operadores del canal: compuesto por las personas que son empleados o colaboradores del canal y toman contacto con el consumidor final.

Siguiendo con el ejemplo de la empresa de vinos, su público “a” del canal podría estar representado por dueños de restaurantes y su público “b” por el personal que atiende las mesas en el restaurant.

Un pequeño análisis nos permite darnos cuenta que los directivos del canal “abren” las puertas a que se venda el vino de la marca de la empresa en sus establecimientos, pero ello no asegura que éste llegue al consumidor final.

En este caso, quien tiene mayor poder de influencia para que la marca de vino en cuestión se venda es el operador del canal. La persona que atenderá al público en las mesas y posiblemente recomendará determinado vino.

3. Comunidad de la empresa u organización: llamado también cliente interno

La comunidad está compuesta por los todos los trabajadores, colaboradores y proveedores.
Son todos aquellos que de una u otra forma están involucrados en la administración, producción y calidad del producto o servicio de la compañía o institución.

Es claro, que al analizar los distintos tipos de públicos se vislumbran perfiles muy variados de personas, lo cual determinará cada evento, su contenidos y formatos, en base a lo que sea adecuado para cada uno de ellos.