Modos de Influencia: autoridad o persuasión

autoridad o persuasion

Sobre la modalidad ideal que debe usar el líder para con sus seguidores, tanto la autoridad como la persuasión, son modos viables. Autoridad es, según Biblioteca de Consulta Microsoft Encarta 2003. El poder que gobierna o ejerce el mando, de hecho o de derecho, en tanto persuasión se refiere a inducir, mover, obligar a alguien con razones a creer o hacer algo.

Se infiere que frente a la autoridad se promueve la obediencia, en tanto ante la persuasión, se incita a la colaboración. Aunque en cualquier ejercicio de liderazgo, se privilegia un modo de influencia, en un proceso total pueden incluso combinarse ambas modalidades.

Dentro de los ideales, el líder que convence a los subordinados sobre cómo deben actuar, consiguen espontáneamente mayor apoyo y mayor rendimiento, ya que se apropia de las decisiones, integrándose más al conjunto, desde su propio compromiso.

Si bien a través de la persuasión, el líder intenta convencer a los seguidores, es fundamental que tenga en cuenta la opinión de los mismos.

Este ideal de comprometer mediante la persuasión, a veces no resulta suficiente, debiendo utilizar la autoridad para poder cumplir objetivos o mantener la cohesión del grupo, en especial en tiempos de crisis o con propuestas demasiado innovadoras o simplemente grupos problemáticos.

Imponer la autoridad, probablemente atente contra la popularidad del líder, la que se equilibrara dado que un buen líder no abusara de la misma, respetando por sobre todo a las personas. Se debe tener en cuenta que el uso de la autoridad va siempre en detrimento de la motivación.

Si el líder es abusivo (“porque lo digo yo”), la relación con sus seguidores se ira dañando, muchas veces irreversiblemente, generando también actitudes abusivas en los subordinados, creando un estado de tensión obstaculizador para el logro de los objetivos.

En otra época, se asociaba que la persuasión era signo de debilidad del líder, comprobándose posteriormente, que es más factible que la autoridad extrema sea un recurso defensivo, ante dificultades de personalidad o ante el manejo del equipo.

La exigencia, el cumplimiento de metas y/o la indisciplina son independientes de los modos de influencia, ya sea persuasivo o autoritario. La persuasión, generando ambientes participativos, promueven subordinados más comprometidos y más exigidos con las funciones.

El estrés en la función

El estrés puede ser uno de los obstáculos que se le presenta a líder para cumplir su función o renovarla.

Existen muchas definiciones sobre el estrés, siendo que la que me parece oportuna, es aquella que acerca el término estrés a conflicto.

El conflicto, en tanto desequilibrio que promueve el accionar adecuado es saludable y necesario, por ejemplo el hambre,  las inquietudes o el sueño,  siendo que una parte de estrés (eustrés) favorece a la vida.

O sea este aspecto tiene que ver con  los cambios y por ende tensiones y ansiedades, pudiendo ser positivo.

Sin embargo, un aumento de estrés, que provenga de distintos frentes, laborales, ambientales, sociales, físicos y psíquicos pueden  provocar una acumulación que repercutirá en las diferentes áreas de la conducta de la persona según la propensión, las características particulares y las situaciones socio, ambientales e históricas, o sea un sobre estrés, que resulta negativo (distrés).

Al margen que en su ejercicio, el líder se halla constantemente expuesto a situaciones tensas debiendo instar a la resolución de conflictos, que inevitablemente se produce en su actuación, ya sea dentro de su grupo  (entre sus miembros o con él), en relación a los objetivos, en función de otros grupos e incluso consigo mismo, siendo todas generadoras de estrés, se adicionan otras situaciones, destacando especialmente las críticas.

Es indudable que las críticas (incluso positivas), son fuentes inagotables de estrés, sino recordemos o pensemos en las situaciones de examen, cuando dependemos de la evaluación del otro.

Depende de cada líder, y cada situación en particular, si de las críticas se generan oportunidades u obstáculos.

Otra fuente de estrés se refiere a la perdida de cierta privacidad que la función propone.

También, el exceso de trabajo puede operar como estresor, dado que además de las características cualitativas, las hay las cuantitativas.  Esta sobrecarga suele ir acompañada de cierta desatención para consigo mismo, su recreación y su familia.

Otro aspecto -que a veces cuesta reconocer- es la incidencia de las derrotas. Tal vez, bajo el lema, lo importante es competir y no ganar, sin embargo frente a las derrotas, el líder suele estresarse, costándole recuperarse, a veces definitivamente, a eso se le agrega el esfuerzo que muchos suelen hacer para mantener la imagen lograda a sus seguidores.

La forma en que los lideres manejan su estrés, quizás no difiera de cualquier otra persona, o sea con métodos saludables o iatrogénicos según sean sus característicos. De todos modos, la base fundamental es reconocer que le está pasando, sus causas, y actuar en consecuencia.

En todos los casos la tendencia es a superarlo con los recursos propios, o sea,  por algunos mecanismos voluntarios de las personas y otros implementados más allá de su conocimiento.

Si con sus propios recursos no evoluciona favorablemente, debería consultar un experto idóneo en las áreas comprometidas, y recuperar su equilibrio.

Ventajas y desventajas

Por lo que hemos estudiado hasta aquí, podríamos suponer que ser líder es el lugar de mayor privilegio dentro del grupo, sin embargo,  independientemente del liderazgo que se ejerza, las pautas personales, históricas y/o situacionales, el ser líder , lejos de ser una posición absolutamente ventajosa, presenta también dificultades, las que me gustaría enumerar.

Dentro de las ventajas, enumeramos:

  • El mantener muy buenas relaciones humanas con su grupo.
  • Está actualizado en temas relacionados al ejercicio del liderazgo y a las metas.
  • Es referente y por tanto representativo ante otros pares.
  • Humaniza las tareas administrativas y ejecutivas.
  • Obtiene el reconocimiento y respeto si se cumplen los objetivos.
  • Va creciendo paralelamente en su desarrollo personal.

 

 

En cuanto a las desventajas mencionamos:

  • Está sumamente cargado de responsabilidades.
  • Eso le resta mucho tiempo personal.
  • Tiene que dar cuenta de sus propios errores y los de los integrantes de su equipo.
  • Debe mantener actualizado, exponiéndose a aprendizajes continuos y acelerados.
  • Si fracasa en un proyecto, en cualquiera de las etapas y/o formas, pierde la confianza del grupo y de otros referentes.
  • Sostenerse en ese lugar tiene dificultades, por lo que está pendiente de lo exterior, generando preocupaciones y estrés.