¿Qué es Reiki?

que es el reiki

Reiki es recordar…

A lo largo de todos los cursos que he impartido, he notado que lo más difícil para las personas es aceptar la simplicidad total de Reiki. Es una técnica no invasiva para el cuerpo y en ningún momento se requiere sustancia o medicamento alguno para aplicarse. No se requieren conocimientos médicos o de diagnóstico, pero es necesario aclarar que Reiki EN NINGÚN MOMENTO SUGIERE QUE SE SUSPENDA NINGÚN TRATAMIENTO DE TIPO MÉDICO.

Una vez que las manos del practicante de Reiki son colocadas en el área a sanar, la energía empieza a fluir de una manera natural.

¿Cómo puede algo tan simple ser tan eficaz? Para encontrar la respuesta a esta inquietud, tenemos que ser capaces de reorientar nuestros patrones de pensamiento partiendo de las prácticas médicas tradicionales a las prácticas de medicina alternativa y holística.

Todos nos preocupamos por nuestra salud. Todos queremos tomar medidas preventivas para lograr una mejor salud para nosotros y nuestras familias. Reiki es el método de curación alternativa más sencillo y eficaz, hasta hoy conocido.

Reiki proviene de una palabra japonesa formada por dos vocablos: Rei interpretado como el Universo, el espíritu universal, aquello que comprende el todo, etc. Y el vocablo Ki, que representa la energía vital que anima y nutre a todo ser viviente sobre este planeta. Entonces, Reiki estaría significando la energía vital universal.

El Ki es una energía que alimenta nuestras emociones, nuestros pensamientos y nuestras actitudes espirituales. Cuando este flujo energético se desplaza a través de nuestros chakras en forma continua y abundante, nos sentimos fuertes, revitalizados y con muy pocas probabilidades de enfermarnos.

Reiki es una de las tantas formas de sanación física, mental, emocional y espiritual que existen y que utilizan este flujo energético y, una vez que el practicante se ha sintonizado con él, comienza a canalizarlo, ya sea a sí mismo o a otro ser viviente.

Reiki es una técnica segura que no provoca efectos colaterales por parte de quien lo recibe. Es sumamente compatible con cualquier otra forma de sanación. Ayuda a equilibrar y armonizar tanto nuestras emociones como el cuerpo físico, permitiendo en ocasiones un mejor desempeño tanto de tratamientos como de medicamentos, produciendo una mejoría en la persona, más rápida y eficiente. Reiki no tiene nada qué ver con credos religiosos ni filosofías de ninguna índole.

Una vez que el estudiante ha sido iniciado por un Maestro calificado, es suficiente con que coloque sus manos en el área a tratar para que el Ki o energía vital universal comience a fluir automáticamente con la intensidad necesaria, y pueda restaurarse el equilibrio energético de todo el organismo. El Maestro lleva a cabo un ajuste vibracional en el campo energético del alumno, haciendo que éste se sintonice con la Energía Universal, y de esta forma, queda por siempre preparado para transmitir la energía en el momento en que se requiera.

Es necesario tener en cuenta en todo momento que Reiki es un método que busca constantemente la sanación tanto a nivel físico como mental, emocional y espiritual. Y para que esto se cumpla, es muy importante que el practicante logre un desarrollo espiritual profundo y armónico, a través de la meditación, ejercicios de respiración y una alimentación adecuada.

El objetivo principal de un terapeuta de Reiki consiste en convertirse en un canal de sanación, capaz de lograr que un ser vivo recupere su equilibrio energético.

La energía de Reiki es dirigida por el corazón a través de la intención, que hace que esta fluya y realice su función usando como emisor a la persona que da el tratamiento.

A manera de conclusión, podríamos definir a Reiki como un método de sanación, por medio de la canalización de la energía vital universal y que lleva a cabo su objetivo a través de la colocación de las manos del terapeuta sobre las áreas a tratar en el cuerpo humano.