Significado del número dos

numero dos

Según la cosmogonía, el número dos representa la dualidad (díada). Alude al par de opuestos (día y noche, frío y calor, varón y mujer, etc.) ya que la unidad se ha dividido y uno estará opuesto al otro. El dos es el primer número que rompe con la unidad divina, por lo cual la malicia y el engaño constituyen su sombra. Implica la chispa de la creación, el germen de la vida.

La segunda carta del Tarot es “La Sacerdotisa”, que representa la cooperación. La Idea (función del Mago) se introduce en el subconsciente, que viene a ser La Sacerdotisa, como una semilla, la cual está llamada a fructificar a través de la Imaginación Creativa (La Emperatriz). La persona dos posee un conocimiento profundo e innato que la habilita para penetrar intuitivamente los enigmas de las cosas, lo cual le confiere un poder que es independiente de su apariencia externa. El mundo de la Subconciencia es la entidad espacial receptora de toda siembra y la virtud de amar espiritualmente y desde el fondo.

Según yogi Bhajan, el dos representa el segundo cuerpo espiritual o mente negativa y está expresado por la obediencia.

Su frase clave es “Anhelando pertenecer” (imaginación, sensibilidad, paternidad-maternidad, cooperación, consideración externa, comprensión, ternura).

Perfil dominante: personas muy amorosas y sensibles, para quienes servir y acompañar a otros es su mayor satisfacción. Tienen mucha devoción por sus padres, son protectoras, leales, obedientes y con mucha tendencia maternal/paternal. También se caracterizan por actitudes sobreprotectoras, miedos abrumadores hacia todo lo que sea susceptible de perderse, posesivos, manipuladores. A veces muy tímidos, vacilantes para tomar decisiones sin consultar previamente a alguna figura a quien consideren de autoridad, pues bajo su calidez llegan a esconder cierta baja autoestima.

Dos en Alma: necesitan mucho amor y retroalimentación para actuar, no desean brillar pero requieren dejar de ser tan influenciables y aprender a pedir lo que necesitan sin chantajes y con la conciencia de que es legítimo pedir lo que uno necesita. Cuando el dos está trabajando para la persona, ésta hace un mapa del camino a través del proceso meditativo y se conecta con su maestro espiritual, con lo cual se protege a sí mismo.

Dos en Personalidad: son los amigos que todos quisiéramos tener, inspiran confianza, dan cariño y se abren con espontaneidad a la gente, porque no dependen de ella. No falta que otros se aprovechen de su blandura y de que son complacientes en exceso. Cuando el dos no está trabajando para ellos, pueden esforzarse demasiado por mantener su “cartera” de amigos y para ello despilfarran dinero, tiempo, energías, etc., pero no siempre convencidos de que esas personas valen la pena, sino para mantener sus relaciones. Son los que mejor trabajan en equipo, pero a veces abruman porque con tal de no estar solos, buscan compañía desesperadamente.

Dos en Regalo: son personas bondadosas que nos hacen sentir de maravilla a su lado, buenos anfitriones, les gusta el estudio y las relaciones limpias. Su mejor cualidad es el saber confrontar las cosas con entrega y amor. Tienen una gran habilidad para calcular el peligro en cualquier situación.

Dos en Destino: son personas muy caritativas, serviciales, obedientes y que han pasado por muchas escuelas de enseñanza como alumnos. Saben muy bien lo que es ser un buen alumno y que toda enseñanza tiene un precio a pagar. Si han hecho la elección de ser espirituales, la gente las verá cómo alguien con facilidad de hablar, con la cual se puede conectar fácilmente, en suma, como un amigo.

Dos en Misión: Pocas personas muestran tanta apertura como éstas. Tienen plena conciencia de que están aquí para seguir la directriz de uno o varios maestros, pero aquélla ha venido por una Gran Enseñanza y ésta tendrán que atraerla usando su luz interior. Representan al estudiante perfecto y a la super obediencia, total dedicación y total contacto con el infinito de su guía interior. El camino de dos enseña devoción.