Técnica para dominar la ansiedad

manejar ansiedad

DOMINIO DE LA ANSIEDAD

La ansiedad puede jugarnos muy malas pasadas en la venta. Una de las particularidades de la ansiedad es que se manifiesta a nivel mental, fisiológico y conductual. Mentalmente perdemos concentración, cosa muy necesaria para poder escuchar al cliente, fisiológicamente sufrimos una serie de cambios como taquicardia, inflexiones en la voz que se notan por teléfono, hormigueos, presión en el pecho, etc. Y a nivel de comportamiento, reflejado en la venta, actuamos de una manera imprecisa, sin concretar, sin llegar al objetivo deseado.

Existen varias técnicas para el dominio de la ansiedad, pero os enseñaré una sencilla, ya que yo pienso que más vale “matar al monstruo cuando aún es pequeño”.

Cuando EMPEZEMOS a sentirnos ansiosos, vamos a realizar lo siguiente:

Empezaremos a respirar por la nariz, retendremos el aire en el abdomen y lo expiraremos lentamente desde el abdomen. Esto se llama respiración diafragmática y es específica para la ansiedad. Debemos realizar por lo menos 3 respiraciones como esta.

El truco de esta respiración está en el tiempo:

  • La inspiración debe hacerse a ritmo de 2.
  • La retención del aire a ritmo de 4.
  • La expiración a ritmo de 8.

Tiene su explicación fisiológica pues nuestras neuronas eliminan las substancias de deshecho en la expiración, por lo tanto, para calmar el sistema nervioso hay que hacerla más larga.

Fisiológicamente alzaremos la cabeza, sacaremos el pecho un poco hacia delante y nos pondremos en una postura en la que la columna vertebral esté recta. Fijaremos nuestra atención en un objeto, en un punto, en algo que focalice nuestra atención (para no centrarnos en los síntomas ansiosos).

En principio, estos cambios suelen ser suficientes para frenar la espiral de la ansiedad, siempre que se realicen a tiempo.

Una vez recobremos un estado de relajación nos veremos capacitados para continuar con una conversación más equilibrada y, lo más importante, no nos notarán nerviosos e inseguros.