Un evento es una empresa

un evento es una empresa

No importa si usted realizará eventos para la empresa en la cual trabaja, para la institución con la que colabora o de manera independiente. Usted debe saber que siempre un evento es una empresa en sí mismo.

Una empresa que puede durar horas, semanas o meses. El tiempo no es lo relevante. Lo verdaderamente importante es que al igual que una empresa tradicional, quien produce un evento debe ser capaz de:

  • Diseña y crear un producto que impacte al “mercado”: el evento mismo
  • Gestionar talentos (Recursos Humanos)
  • Buscar financiamiento: Procura el capital necesario para su proyecto
  • Evaluar y controlar las finanzas
  • Planear las acciones de marketing
  • Vender
  • Enfocarse en el servicio y controlar su calidad

Y por sobre todo: OBTENER UNA RENTABILIDAD, ya sea financiera o social

Es en ese sentido que el productor, sea interno dentro de una organización o independiente, es un empresario con todas sus letras. Sobre sus hombros está la responsabilidad y el disfrute de crear, liderar y rentabilizar un proyecto.

En ese sentido, también debe comprender que aún con la mejor capacidad de organización que tenga, su evento no será exitoso si no logra:

  • Conseguir los fondos necesarios para realizarlo
  • Que llegue la cantidad y el tipo de público que intentó convocar
  • No cumple la misión y el objetivo de dicha empresa